Historia de Fuerteventura

Historia de Fuerteventura

¿Quiénes fueron los majos? ¿Qué batallas y conquistas ha protagonizado la isla? Descubre la historia de Fuerteventura desde sus orígenes hasta nuestros días.

Etapa prehistórica

El origen de Fuerteventura tuvo lugar con la llegada de los primeros pueblos se dedicaban principalmente al pastoreo, la agricultura, la ganadería y la pesca. Se estima que pudieron llegar en el año 1.000 antes de Cristo e incluso aún, a día de hoy, se conservan restos de una edad cercana a los 300 años antes de Cristo.

Estos primeros pobladores de la isla utilizaban técnicas muy rudimentarias y eran conocidos como los “majos”, un nombre que provenía de las tribus bereberes del norte de África y que hacía referencia a una especie de calzado confeccionado a base de piel de cabra.

Durante este tiempo, Herbania (como era conocido este territorio) se encontraba dividida en dos reinos por un muro. Al norte de la isla se encontraba el reino conocido como Maxorata y otro al sur, se extendía Jandía.

Planaria y Capraria

Planaria y Capraria fueron algunos de los nombres que recibió la isla de Fuerteventura tras ser ocupada por los romanos. El primero se debía al terreno de la isla, totalmente plano y con apenas elevaciones o montañas. El segundo, venía dado por la gran cantidad de cabras que vivían en el territorio, un número tan grande que las convertía en las dueñas de la isla.

Durante este periodo de la historia de Fuerteventura, al igual que ocurriría con el resto de las Islas Canarias, se sufrió una fuerte despoblación y es por ello muchos pueblos de la península y de toda Europa decidirían probar suerte en este nuevo territorio.

Conquista de la isla

Fue en 1402 cuando el destino de la isla comenzó a cambiar de manera considerable. De la mano de los normandos Jean Bethencourt y Gadifer de la Salle, comenzó un asedio que contó con múltiples deserciones y varias revueltas.

Tras asentarse en la isla de Lanzarote, comenzaron las primeras expediciones a Fuerteventura, entrando por el famoso Puerto de la Peña.

Durante esta época Bethencourt y Gadifer comenzaron a tener varias disputas acerca del territorio, además de experimentar dificultades con la defensa de la isla. Tras sufrir un importante desgaste y sin conseguir el apoyo del Rey de Castilla, acabaron enfrentados y Gadifer optó por abandonar el territorio. Más tarde, en 1405 la isla pasaría a formar parte del Reino de Castilla.

Los años de conquista no fueron demasiado violentos y en la isla llegaron a convivir de manera pacífica conquistados y conquistadores. Durante estos años la población llegó a aumentar hasta los 1.200 habitantes y se asentó mayoritariamente en el valle de la Vega y Betancuria.

Años de asentamiento

Durante los siguientes años, la historia de Fuerteventura continúa con el ataque continuo de bárbaros y piratas, la mayoría en busca de alimentos y de provisiones para proseguir sus viajes.

En 1593 se produjo la invasión de la isla por parte de Xabán de Arráez, un periodo que duraría un total de 6 meses tras el cual quedarían destruidos gran parte de los archivos y documentos de la capital. A raíz de este ataque y la posterior conquista, se decidió levantar importantes puntos de defensa a lo largo de la isla. Algunos de ellos fueron el de la Caleta de Fuste o el del Barranco de la Torre.

Más tarde llegarían los años de hambruna, con fuertes sequías y una escasez de alimentos que provocaría que gran parte de la población emigrara a las islas de Tenerife y Gran Canaria. Muchos de ellos también cruzarían el charco hasta el continente americano, para establecerse en países como Uruguay, México, Cuba o Argentina.

Siglo XX

A lo largo del siglo XX se trató de convertir la isla sea un lugar próspero en el que cultivar alimentos de todo tipo. Es por esto que se empezaría a ejercer una labor muy exhaustiva de cuidado de la tierra, con tratamientos que perseguirían detener la erosión del terreno.

En este momento se comienzan a aplicar las más modernas técnicas agrícolas y se consigue crear varias zonas de campo preparando el suelo para futuros cultivos entre los que finalmente destacaría el del tomate.

Durante estos años la isla también sufre un importante empujón comercial, apostando por el intercambio cultural y económico. Se crea el primer puerto mercantil y Puerto de Cabras se postula como la capital de la isla.

En los años 70 tendría comienzo el mayor crecimiento económico que ha experimentado la isla, con años de fuerte afluencia turística en los que Fuerteventura comenzaría a presentarse como un destino perfecto para el turismo vacacional.

Actualmente la capital de Fuerteventura se encuentra en Puerto del Rosario, lugar en el que también encontramos al Cabildo Insular, la mayor representación política de la isla.